lunes, junio 30, 2008

Francotiradores


Escuché en una ocasión, que los fotógrafos somos como los francotiradores. Nos movemos en solitario, buscando el momento idóneo para disparar a la presa que buscamos.

Cada día estoy más convencido de que existen en este mundillo (imagino que igual que en cualquier otro) multitud de francotiradores deseando abatir a otros. Véase el reciente caso de Javier Arcenillas en el concurso fotocam. Cierto es que no apruebo en absoluto lo que hizo, y cierto es, también, que creo que debiera haber renunciado al premio. Es evidente que una imagen que altera la realidad, no sólo oscureciendo un fondo, Javier...y tú lo sabes, no merece ganar un premio dedicado al Fotoperiodismo. Pues no sólo ha eliminado un personaje, sino que ha eliminado al elemento vertebrador del grupo que se presenta en la imagen… Sin embargo, lo que me llama la atención es el ensañamiento y el apresuramiento que se han tomado multitud de blogs y webs de "colegas" de afición-profesión, lo que sea, para desencumbrar y cubrir de ponzoña el nombre de Arcenillas.

Y es que cuanto más lo veo, y por desgracia, sin llegarle ni a la suela del zapato izquierdo de Arcenillas, alguna vez lo he sufrido en mis carnes... Y es que poco cuesta decir al ganador de un concurso "me ha gustado tu serie, enhorabuena"... y además, decírselo de corazón. Y qué pocos lo hacemos, y es que me incluyo entre los que tienen esta sana costumbre. A algunos "concursistas" de la "concursística" (lo siento, es que me hace gracia la palabra) parece que les cuesta horrores reconocer que hay series, fotos o portfolios mejores que los suyos, o simplemente, que al jurado le han gustado más... y por algo será... digo yo. Y se empeñan y requetempeñan en buscarle defectos y acabar diciendo entre risitas aquelo del "fallo" del jurado. Y es que somos poco, poquísimo corporativos. A mí, cada vez más, me gusta preguntarme cuando gana una serie que no entiendo un concurso: "¿Qué ha visto el jurado que yo no he visto?" y lo curioso... es que suelo encontrarlo. Solo hay que proponérselo. Creo que se llama ser "proactivo" o algo así.

Nunca he creído que mis fotos tengan ningún secreto, es más, siempre que alguien me ha preguntado cómo he hecho alguna, he contestado y lo he explicado lo mejor que he sabido. Y lo hago pues no soporto -cada día menos- a los mediocres del "Bufff... esto tiene tela... hay que saber mucho para hacerlo" o el "esta foto tiene mucho trabajo" (pero no lo explico) vamos... las huestes de catedráticos que hablan mucho y enseñan poco. Cuando quiero aprender algo sobre una foto y pregunto, considero mediocre, por no decir mezquino, ocultar las técnicas a compañeros de afición. Valga como ejemplo de lo contrario Mellado (también vilipendiado en varias ocasiones... por Dios) o Dragan. Han explicado sus métodos hasta la saciedad, y por mucho que lo expliquen, sus obras siguen siendo únicas.

Concursos como el "caminos de Hierro" siempre acaban suscitando cientos de comentarios despectivos sobre el gusto del jurado y la calidad de las fotografías presentadas. Yo mismo, miro atrás y me acuerdo de lo que pensaba hace algún tiempo al ver -y no ser capaz de apreciar o entender- determinadas imágenes, y reconozco que me avegüenzo de mi propia ignorancia. Es por eso, que cada vez más, me declaro menos talibán y más defensor de cualquier tipo de fotografía. Sobre todo de aquella que no entiendo... pues puede ser que dentro de algún tiempo la entienda o la aprecie y me arrepienta de mi propia ponzoña.

Y es que amigos... somos malos con avaricia.

2 comentarios:

Ulis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M-Kahlo dijo...

Y es que el arte no entiende de fronteras...

Para mí, podría valer como obra, aquello que me produzca una emoción, claro está que todo depende de nuestras experiencias o vivencias...

El tópico de que "todo vale"